Anti Lavado de Dinero Noticias e Información

La creciente dependencia de los datos para la selección de valores sancionados

La responsabilidad a menudo recae en las IF de descubrir cualquier vínculo entre las entidades sancionadas y los valores potencialmente relacionados, lo que puede implicar un desafío de datos significativo.

El uso de sanciones para lograr objetivos políticos se ha expandido rápidamente en los últimos años. Pero esa no es la única forma en que el paisaje está cambiando. Algunas naciones también utilizan cada vez más las sanciones para promover los ideales democráticos, los derechos humanos y la resolución de conflictos en determinadas jurisdicciones.

Estados Unidos, en particular, ha estado utilizando además su régimen de sanciones para actuar contra el ciberdelito relacionado con las criptomonedas, y se ha vuelto cada vez más común que la OFAC (Oficina de Control de Activos Extranjeros) incluya direcciones de bitcoins y direcciones de correo electrónico en sus listas de SDN, lo que agrega complejidad a la régimen y riesgos para las víctimas de ransomware que pueden infringir inadvertidamente las sanciones de EE. UU. al realizar pagos para desbloquear sus datos congelados.

Las complejidades y el uso generalizado de los regímenes de sanciones de hoy en día han generado expectativas de que las instituciones financieras adopten e implementen un enfoque sofisticado «basado en el riesgo» para el cumplimiento de las sanciones, que ahora se basa en un uso mucho mayor de datos para identificar riesgos ocultos que nunca antes. necesario.

Esto fue destacado por el Grupo Wolfsberg en su guía de enero de 2019 sobre la selección de sanciones, que tenía como objetivo ayudar a las instituciones financieras a evaluar la eficacia de sus controles de selección de sanciones.

.

Cribado de datos de referencia

Tradicionalmente, los marcos de control de sanciones se han centrado en la selección de nombres, que está diseñada para identificar referencias a personas o entidades designadas durante la incorporación o el ciclo de vida de la relación del cliente.

Hoy en día, la selección de nombres pura puede que ya no sea suficiente para detectar el riesgo de sanciones. En su guía, el Grupo Wolfsberg destacó este cambio de enfoque hacia un enfoque más basado en datos para el cumplimiento de las sanciones, discutiendo el proceso de determinación de los atributos relevantes para las sanciones en «datos de referencia».

Aunque a menudo todavía se lo conoce como selección de ‘nombre’ o ‘cliente’, el concepto de ‘selección de datos de referencia’ abarca “cualquier conjunto de datos dentro de las operaciones de la IF, separado de sus registros transaccionales, que pueda presentar un indicador de riesgo de sanciones relevante y ser propicio para la detección mediante exámenes de detección de forma periódica ”, dice la guía. Incluso puede incluir datos de geolocalización.

Los tipos comunes de datos de referencia relevantes para la selección de sanciones incluyen no solo información sobre los propios clientes, sino también sobre los beneficiarios reales, partes relacionadas y conectadas, empleados y proveedores de servicios externos. En particular, la guía también incluye los ISIN como características de identificación relevantes para las sanciones de los activos que una IF puede mantener en custodia.

Esto puede parecer obvio, ya que las sanciones normalmente prohibirían la negociación de cualquiera de los activos vinculados a un objetivo de sanciones, pero ha cobrado importancia como un problema debido a las designaciones recientes de entidades que tienen valores emitidos en múltiples jurisdicciones.

.

Sanciones por orden ejecutiva

A principios de este mes, el presidente saliente de los Estados Unidos, Donald Trump, firmó una orden ejecutiva que prohíbe a los estadounidenses comprar los valores que cotizan en bolsa de 31 empresas identificadas por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos en junio y agosto de este año como asociadas con el ejército de China. Incluyen firmas como Huawei, China Mobile y China Telecom.

Los dos últimos tienen ADR cotizados en la Bolsa de Valores de Nueva York, que, según algunos analistas, podrían suspenderse de cotización o retirarse de índices de acciones relevantes cuando las prohibiciones de la orden ejecutiva entren en vigor el 11 de enero de 2021.

«Aunque la orden ejecutiva no pide explícitamente la exclusión de la cotización, puede que no sea práctico seguir cotizando valores en los Estados Unidos si las personas estadounidenses tienen prohibido comprarlos», dijo Nick Turner, abogado de sanciones de Steptoe & Johnson en Hong Kong. .

Si bien esto en sí mismo es significativo, la orden ejecutiva dice que las personas estadounidenses también tendrán prohibido participar en compras de «cualquier valor que sea derivado o esté diseñado para proporcionar exposición de inversión a» valores cotizados en bolsa de cualquiera de las 31 empresas designadas.

Si bien varias de las empresas mencionadas han emitido valores propios, algunas en múltiples jurisdicciones, el riesgo de sanciones también podría resultar de cualquier emisión que se derive de dichos valores, por ejemplo, warrants y CBBC emitidos por bancos globales en Hong Kong. Si la orden ejecutiva se aplicara a las subsidiarias de las compañías (un detalle que está pendiente de mayor orientación de la OFAC), el impacto sería aún mayor.

“Uno de los desafíos con esta orden es que algunas empresas se identifican por sus nombres de marca, en lugar de sus entidades legales”, dijo Turner. “Aún no está claro si la OFAC aplicará las prohibiciones a grupos corporativos o nombrará entidades específicas que son emisoras de valores que cotizan en bolsa”.

Index compilers FTSE Russell and MSCI have recently openedconsultations seeking market views on how to treat index constituents impacted by executive order. While MSCI’s consultation is still ongoing, FTSE Russell has concluded that only the listed securities of the 31 named companies, and not the listed securities of their subsidiaries, should be considered as falling within the scope of the executive order, potentially limiting the impact.

Although the new executive order does not cause the 31 companies to be SDNs (Specially Designated Nationals), the impact could nonetheless be dramatic, as the full list of securities that will be affected could be lengthy. Recent reports also indicate that four more companies, including chipmaker SMIC and oil giant CNOOC, could be added to the list.

.

A ‘risk-based’ decision

Yet, it is not the case that every FI will have to stop purchasing these securities. The executive order defines a ‘US person’ to include any entity incorporated in the US, which does include foreign branches, but not their foreign subsidiaries, and certainly not institutions incorporated outside the US.

Still, in the name of the “risk-based” approach, it is important for FIs to first identify which securities fall into scope, and then determine where exposures may exist and whether any action is required – both from an FI’s perspective and the perspective of its clients, including US persons who may be purchasing securities or funds with exposure to the companies.

Generally speaking, sanctioned securities may be explicitly named by sanctioning bodies, but this is not always the case. In many instances, the onus falls on FIs to uncover any links between sanctioned entities and potentially related securities, which can involve a significant data challenge.

Identifying sanctioned securities is typically a job for specialist data providers. For instance, Refinitiv’s risk intelligence platform World-Check is designed to be able to screen for sanctioned securities issued globally, using multiple data sources and specialised research teams to identify each ISIN, CUSIP (US) or SEDOL (UK) which may present a sanctions risk.

This process often requires deep domain expertise in relevant jurisdictions in order to address language barriers and challenges related to ownership concealment. Refinitiv’s own sanctions team, for example, comprises dozens of specialist researchers, who often need to combine information from local media sources, tax registries, financial reports, and company registries to identify connections to sanctioned individuals and entities and uncover true risk.

Once the sanctions-relevant securities are known, individuals FIs would still need to use the data to conduct further research about the securities in question, before ultimately making a ‘risk-based’ decision on whether or not to block a transaction.

One thing is clear, screening for sanctioned securities at an individual FI is only as good as the inputted data. As such, efforts to ensure a complete and coherent data set is the first step to reducing the risk of missing a potential match during the screening process.

.

By Manesh Samtani, December 26, 2020, published on Regulation Asia

Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Reciente Publicaciones