Share on whatsapp
Share on email
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

Eeuu sopesa grupo de trabajo anti-injerto para Centroamérica

 

La administración Biden está considerando crear un grupo de trabajo de funcionarios de los Departamentos de Estado y Justicia de Estados Unidos y otras agencias para ayudar a los fiscales locales a combatir la corrupción en los países del Triángulo Norte de Centroamérica, dijo el jueves un alto funcionario estadounidense.

Ricardo Zúñiga, enviado especial de Estados Unidos para Guatemala, Honduras y El Salvador, también dijo a los periodistas que el gobierno de Estados Unidos tiene autoridad del Congreso para elaborar listas de funcionarios centroamericanos involucrados en actos de corrupción, revocar sus visas de viaje e imponerles sanciones financieras.

Zúñiga habló pocos días antes de que la vicepresidenta Kamala Harris, elegida por el presidente Joe Biden para liderar los esfuerzos diplomáticos con Centroamérica, sostenga una reunión virtual el lunes con el presidente guatemalteco Alejandro Giammattei para discutir soluciones al aumento de la migración a la frontera de Estados Unidos con México.

Los funcionarios estadounidenses ven la corrupción como una de las causas fundamentales del flujo de migrantes, junto con la pobreza y la violencia de las pandillas, y quieren asegurarse de que un paquete de ayuda de $ 4 mil millones que se está preparando para la región no sea presa de la corrupción.

«Es importante que Estados Unidos demuestre que estamos del lado de los que son víctimas de la corrupción», dijo Zúñiga.

Con las detenciones en la frontera entre Estados Unidos y México en su nivel más alto en dos décadas, Biden está intensificando sus esfuerzos para aliviar una crisis humanitaria que ha sido una de sus primeras pruebas importantes.

El grupo de trabajo bajo consideración se enfocaría en casos de corrupción y ayudaría a los fiscales de esos países a avanzar, dijo Zúñiga.

Dijo que Estados Unidos estaba decepcionado con el colapso de los organismos anticorrupción en Guatemala y Honduras, lo que calificó como retrocesos a los esfuerzos para combatir la «impunidad».

La administración Biden busca revivir algunas funciones de estos órganos, que perdieron el apoyo de Estados Unidos bajo el expresidente Donald Trump. Pero el restablecimiento de las unidades anti-soborno enfrentaría una firme oposición de las élites políticas y empresariales.

Guatemala fue pionera en un modelo respaldado por las Naciones Unidas con la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, un equipo de abogados e investigadores que trabajó con los fiscales. Pero su trabajo provocó una reacción violenta y fue empujado en 2019. En Honduras, también se cerró un grupo similar.

La semana pasada, el Congreso de Guatemala continuó su campaña contra destacados luchadores anticorrupción al sacar a la jueza Gloria Porras del tribunal más alto.

Al emitir una advertencia, Zúñiga dijo: «Tenemos un mandato del Congreso de los Estados Unidos para desarrollar listas de funcionarios involucrados en la corrupción y proponer acciones en su contra».

Dijo que las acciones podrían incluir la revocación de visas estadounidenses de personas sospechosas de corrupción y que los departamentos de Justicia y Tesoro también podrían «designar» a los infractores. Tales sanciones a menudo implican congelar los activos estadounidenses y prohibir a los estadounidenses hacer negocios con ellos.

Aparentemente, Zúñiga se estaba refiriendo a una ley patrocinada por el entonces estadounidense. Rep. Eliot Engel y promulgada por el Congreso en diciembre que requiere que el Departamento de Estado reúna en un plazo de 180 días una llamada «Lista Engel» de actores corruptos en el Triángulo Norte. Luego estarían sujetos a prohibiciones de viajar a Estados Unidos y la incautación de propiedades estadounidenses.

.

Por Ted Hesson y Matt Spetalnick, 23 de abril de 2021, publicado en REUTERS

Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Reciente Publicaciones